El club en perspectiva: La Liga Sudamericana de Clubes y Peñarol de nuevo liderando en el continente

imagen

“Buscamos defender los intereses de los clubes sudamericanos para obtener fondos genuinos que permitan generar nueva infraestructura, fortalecer nuestros planteles profesionales y defender nuestros juveniles”, dijo Jorge Barrera.

Como lo marca su historia de mentor de la Copa Libertadores y siguiendo el legado de antiguos dirigentes, el Club Atlético Peñarol puso en los últimos años otro mojón a su crucial rol de líder político entre los clubes sudamericanos.

La actual directiva de Peñarol, liderada por las acciones y los contactos del presidente del club, Juan Pedro Damiani, encabezó el surgimiento de la Liga Sudamericana de Clubes de fútbol, un movimiento que nuclea a los principales equipos de la región en busca de defender los intereses deportivos y económicos de las instituciones ante la Confederación Sudamericana de Fútbol (Conmebol).

El carbonero profundizó así sus vínculos con otros grandes de Sudamérica en una acción que, bajo una perspectiva de mediano plazo, amplía la inserción internacional del club en tiempos de recambio de autoridades tanto a nivel de FIFA como de Conmebol.

La idea de reunir a los clubes para defender sus intereses nació en el año 2013 a través de contactos informales entre dirigentes de distintos equipos sudamericanos, sobre todo de Peñarol, del tradicional rival en Uruguay, Nacional, y del Club Atlético River Plate de Argentina, según recordó el delegado aurinegro ante la Asociación Uruguaya de Fútbol, Jorge Barrera, quien en la actualidad también es secretario general de Liga Sudamericana de Clubes.

El proyecto comenzó a gestarse desde entonces y terminó de tomar forma en diciembre de 2015, cuando durante el sorteo de la Copa Libertadores del año 2016 Damiani tomó la posta para viabilizar la conformación del movimiento. Finalmente la Liga Sudamericana de Clubes tuvo su primer encuentro el 12 en enero de 2016 en Montevideo con 15 miembros, y en poco más de un año y medio ya tiene 43 integrantes.

"La Liga Sudamericana de Clubes se creó con el objetivo de fortalecer y defender los intereses de los clubes sudamericanos que disputamos torneos internacionales y con los que nos unía, más allá de las diferencias deportivas, un mismo objetivo institucional que es tratar de obtener fondos genuinos para poder hacer frente a obligaciones de infraestructura, fortalecer el plantel profesional y los ingresos para juveniles, y por otro lado enriquecernos con el contacto que genera la transmisión de experiencias", dijo Barrera.

El presidente del organismo que nuclea a los grandes de Sudamérica es el titular de Boca Juniors de Argentina, Daniel Angelici.

El modelo desarrollado por la Liga Sudamericana de Clubes sigue el implementado por la Asociación de Clubes de Europa (ECA por sus siglas en inglés). Esa entidad, impulsada desde su creación en 2008 entre otros por el ex jugador alemán Karl Heinz Rummenigge, representa a 230 equipos del viejo continente ante la UEFA (Unión de Asociaciones Europeas de Fútbol).

Barrera destacó que los resultados de las gestiones ante la Conmebol fueron inmediatos y remarcó que las acciones promovidas por Peñarol permitieron ampliar la inserción internacional del club.

Además del crecimiento en cantidad de asociados, el movimiento clubista encabezado por Peñarol y otros grandes sudamericanos logró ampliar la asignación de recursos en comparación a los obtenidos en el año 2013 y consiguió una participación más activa en la organización de torneos.

"Hemos conseguido un mayor reparto de ingresos económicos de los dineros que estábamos recibiendo por derechos de televisión de Conmebol, lo que permitió incrementar en forma sustancial los recursos que se obtenían por dicho concepto. A su vez solicitamos mayor participación en ámbitos de decisión de la Conmebol en cuanto a formas de disputa de torneos, así como distribución de ingresos, ya que al ser parte esencial de los torneos internacionales era muy importante poder tener una participación directa y no solo a través de las federaciones", dijo el dirigente aurinegro.

Hasta antes de la creación de la Liga Sudamericana de Clubes las decisiones eran tomadas por las federaciones, sin una representación directa de la voz de clubes.

En ese sentido la Conmebol creó una comisión de clubes conformada con los equipos que clasifican a octavos de final de la última edición de la Copa Libertadores, cuya integración se renueva año a año, dijo Barrera.

En su balance, el secretario general de la Liga Sudamericana de Clubes recordó los avances desde aquellos primeros contactos mantenidos con dirigentes de distintos clubes como Angelici (Boca Juniors de Argentina), Rodolfo D'Onofrio (River Plate de Argentina), Víctor Blanco (Racing Club de Argentina), Matías Lammens (San Lorenzo de Argentina), Aníbal Mosa (Colo Colo de Chile), Mario Conca (Universidad de Chile), Juan Pablo Pareja (Universidad Católica de Chile), Diego Castro (Liga Deportiva Universitaria de Ecuador), Juan José Zapagg (Cerro Porteño de Paraguay), Marco Trovato (Olimpia de Paraguay), Nicole farah (Melgar de Perú), Carlos Benevides (Sporting Cristal de Perú), José Luis Rodríguez (Nacional de Uruguay) y Renzo Gatto (River Plate de Uruguay).

El secretario general de la Liga Sudamericana de Clubes también destacó que en ningún momento se pensó crear un torneo paralelo a la Copa Libertadores, sino que la intención fue desde el inicio defender a las instituciones y potenciarlas a través de vínculos directos que permitan intercambiar información y experiencia de gestión.

Puede encontrar este contenido en https://www.xn--pearol-xwa.org/hnnoticiaj1.aspx?5353,2